915 343 697

info@pescaderiamunicio.es

Madrid envío gratis pedido superior 50€

Loritos o Raons

39,99 kg

El lorito o raon es el secreto gastronómico mejor guardado del Mediterráneo.

Precio producto
Categoría:

Recetas para el producto

El envío para la Comunidad de Madrid es de 24 horas y para el resto de España es de 48 horas (excepto en Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla). Los domingos y lunes no hay reparto.

Comunidad de Madrid:

El envío se realizará de 9:00 a 14:00 horas de martes a sábado.

  • Para pedidos inferiores a 50 euros los gastos de envío serán de 5 € (IVA incluido).
  • Para pedidos superiores a 50 euros los gastos de envío serán gratis.

Los pedidos realizados el sábado, domingo y lunes se enviarán el martes, para garantizar la mayor frescura de los productos.

Fuera de la Comunidad de Madrid (excepto en Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla):

  • Hasta 2 kilos los gastos de envío serán de 12 € (IVA incluido).
  • Más de 2 kilos los gastos de envío serán de 16,50 € (IVA incluido).

Para pedidos superiores a 200 euros los gastos de envío serán gratis.

Para envíos fuera de España póngase en contacto con nosotros, e intentaremos darle una solución.

El envío a Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla será de 40 €.

Descripción

El lorito es el secreto gastronómico mejor guardado del Mediterráneo, de escamas rojizas surcadas de finas rayas azuladas y pequeños ojillos saltones, que recuerda los pececillos de acuario, si no fuera porque su tamaño -entre 12 y 17 cm- es algo exagerado para criarlo en pecera.

Considerado el pescado mas caro de España, (100 euros se llega a pagar por un kilo en Baleares donde sienten por él verdadera devoción). Muy pocos saben de su existencia fuera de Baleares, Almería o la costa catalana en cuyas aguas se pesca. La finura de su carne blanquísima y el sabor yodado de su piel hacen de él un bocado singular.

Llamado tambien galán, papagayo, raon, roso o pez navaja , según cual sea el litoral en el que se capture, pero su nombre científico es Xyrichthys novacula.

Ligeramente rebozados en harina y fritos resultan deliciosos, siempre que se sepa darles el punto y se logre que su piel forme una capa crujiente, ligeramente inflada, bajo la que los lomos se mantienen tersos y jugosos