915 343 697

info@pescaderiamunicio.es

Madrid envío gratis pedido superior 80€

Ante la proximidad de las fiestas navideñas, os hacemos unas recomendaciones que os pueden resultar de  mucha utilidad a la hora de  comprar ahora, y consumir en estas fechas.

Si lo realizas de forma correcta podrás disfrutar sin notar cambios apreciables en el sabor y textura.

Cómo congelar pescado fresco

Lo primero a tener en cuenta es que no debes colocar ningún producto que quieras congelar encima de uno ya congelado, ya que de esta manera el producto fresco descongelaría la capa superficial del ya congelado ocasionando su deterioro.

La congelación ha de ser muy rápida, con el congelador en la potencia máxima, asi  los jugos del pescado no sufrirán variaciones y en el proceso de descongelación posterior no habrá pérdida de líquidos y conservara todo el sabor y jugosidad.

No se debe lavar el pescado antes de congelar;  ya que al lavarlo , aunque luego se seque muy bien, siempre conservará cierta humedad que se hará escarcha en el congelador, perdiendo por tanto , sabor y aroma.

Lo que si debemos hacer es eviscerarlo muy bien.

Nosotros nos encargamos de ese procedimiento si lo adquieres en nuestra tienda on-line.

Envolver el pescado en film para congelar, procurando que quede muy ajustado, poner especial cuidado  en las  zonas cortantes, como la cola, cabeza o aletas, que pueden rasgar el film ( sobre todo para los pescados mas grandes como el  besugo, lubina salvaje o rodaballo  etc.. ) pues produciría la llamada “quemadura” del congelador.

Si lo adquieres en nuestra tienda online  pescaderiasantoniomunicio.es  y nos indicas  te lo preparemos para congelar.

Para descongelar lo más adecuado es sacarlo del congelador 24 horas antes de su utilización e introducirlo en nevera para que se descongele lentamente.

Cómo congelar marisco

Todos los mariscos se pueden congelar, excepto el percebe, que no recomendamos congelarlo.

Marisco vivo de caparazón duro  tipo nécoras, centollo buey, langosta , bogavante  y otros cangrejos.

Todos estos mariscos se deben congelar cocidos.

Se moja un paño en el agua de cocción y se humedece, escurriéndolo para quitar el exceso de agua. Se envuelven, las centollas, nécoras, etc. con dicho paño y posteriormente se coloca un film bien ajustado sobre este paño.  lo introducimos en una bolsa y al congelador.

Colocar las piezas en el congelador  con las patas hacia arriba para evitar que se pierda el caldo.

Para descongelar  sacarlo del congelador 24 horas antes de su utilización e introducirlo en nevera para que se descongele lentamente

Mariscos  bivalvos tipo almejas, berberechos, navajas, conchafina , mejillones  etc…

Para los bivalvos recomendamos congelar después de abrir al calor.

Lavar bien en agua fría.

En una cazuela al fuego añadir el producto y dejar unos segundos hasta que se abran las conchas. Poner el producto en un recipiente de cristal o bolsa de congelación,   junto con el caldo que ha desprendido en la cocción.  Listo para congelar.

Descongelar en la nevera lentamente y cocinar de la misma forma que crudo.

Marisco de caparazón blando  tipo  gambas, langostinos, cigalas, camarones

Recomendamos congelar una vez cocidos. Envolver en un film muy bien ajustado, o en una bolsa con cierre hermético.

También puedes congelarlo  en crudo para cocinar a la plancha.   En este caso lo que recomendamos es colocarlo en una bandeja de poliuretano ,  bien envuelto en film transparente muy bien ajustado para no dejar pasar el aire.

Si lo adquieres en nuestra tienda online  pescaderiasantoniomunicio.es te lo preparamos y enviamos listo para congelar.

Descongelar lentamente en la nevera.

También te puede interesar la guía de consumo y conservación del pescado